Detenido desaparecido el 16 de noviembre de 1974

 Sergio Reyes nace en Valparaíso el 17 de Marzo de 1948, hijo de Magdalena Navarrete, contadora, y Jorge Reyes, cajero y tesorero de la empresa Indumet. Desde su niñez, Sergio fue muy inquieto, “llevado a sus ideas”, una persona de convicción que siguió todas las metas que se propuso. Sus hermanos Jorge, Víctor y Patricio compartieron su compromiso político sufriendo como él la represión militar.

Se cría en el cerro Larraín de Valparaíso, donde vive casi toda su adolescencia. Realiza sus estudios en el Seminario San Rafael en el puerto, hasta que por motivos del trabajo de su padre, la familia se traslada a la capital. Viven en la calle Los Aliagas, en Ñuñoa. En la casa solo se hablaba de política. Todos participaban de las ideas de reformas que se comenzaban a gestar, cada uno desde su área. El padre de Sergio, que se decía de derecha, nunca se metió. Sergio, que siempre fue muy independiente, abandona tempranamente la casa familiar. Al ingresar a la carrera de Economía en la Universidad de Chile, inicia su compromiso político militando en el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionario), y decide vivir en el pensionado de la facultad, ubicado en calle República 505.

En esa época, conoce a María Elisa Cepeda quien se transformará en su esposa. Sergio se convierte en administrador financiero del Ballet Nacional, con el que viaja a Cuba y, junto a María Elisa, se cambia a un departamento en el centro de Santiago. Su casa era un lugar de encuentro donde se debatían los diversos proyectos y problemáticas sociales del contexto de la UP. Sus compañeros y amigos eran fundamentales. Pero también el departamento estaba habitado por centenares de libros. Él era un aficionado a la música y un lector obsesivo que poseía una vasta biblioteca que incluía textos de literatura, académicos y políticos, pero también libros de arte, muy preciados para él.  Abrir esos libros en la quietud de la noche era uno de sus tesoros.

Sergio es detenido en su casa el 16 de noviembre de 1974; tenía 26 años y faltaban días para que cumpliera un año de casado con María Elisa. Antes de ser llevado, Sergio le pide a Juan Lincoyán, el conserje del edificio, que informe a sus suegros de su detención para que su esposa, que se encontraba por trabajo en el sur, se enterara. Uno de los captores, identificado como Osvaldo Romo, le advierte a Lincoyán que no diga nada.

El nombre de Sergio fue incluido en un montaje de la DINA: la publicación de una nómina de 119 chilenos que habrían muerto en el extranjero a causa de luchas internas de grupos de izquierda. Se encuentra hasta la fecha en calidad de detenido desaparecido.
El día 28 de julio de 2005, durante la marcha en homenaje a los 119, la figura de Sergio Reyes Navarrete fue acompañada por su madre, Magdalena -una de las dirigentes y fundadoras de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos-, su esposa María Elisa, dos sobrinos y otros integrantes de la agrupación, hacia la Plaza de la Constitución.

 

Fuentes:

Testimonio de Magdalena Navarrete, su madre
Testimonio de Patricio Reyes, su hermano
“Reyes Navarrete, Sergio Alfonso”, Archivo Chile (s/f)
“Reyes Navarrete, Sergio Alfonso”, Casa Memoria José Domingo Cañas  (s/f)
“Homenaje por la memoria viva de Sergio Reyes…”, Observatorio ciudadano (15 de noviembre 2012)