Ejecutado político el 13 de septiembre de 1973

Héctor Ricardo Pincheira Núñez nace el 9 de noviembre de 1944 en el seno de una familia de ideas demócrata cristianas; su padre, Artidoro Pincheira, era un alto funcionario de la Contraloría, y su madre, Teresa Núñez, había sido directora del Liceo 7 de Niñas. Él es el mayor de tres hermanos. Máximo –como lo llamaban por el nombre de su chapa– es compañero de Livia Sepúlveda, militante del Partido Socialista y asesor de confianza del Presidente de la República, Salvador Allende, con quien permanece hasta el último momento en el golpe de Estado.

Estudia en el Instituto Nacional. Desde esa época, se interesa por la filosofía y el arte, y comienza a relacionarse con el mundo político. Máximo Quina, quien vive a pocas cuadras de su casa, lo influye y lo introduce en el marxismo. Egresado del liceo, estudia Medicina en la Universidad de Chile, y junto a Félix Huerta, Jorge Klein y Tati Allende, ingresa al Partido Socialista. Allí forma parte del Ejército de Liberación Nacional que apoya a la guerrilla del “Che” en Bolivia.

En 1969, Máximo no vacila en dejar sus estudios de Medicina –solo le faltaba hacer la práctica–, para dedicar toda su energía a apoyar los procesos de cambios que se desarrollaban en Chile. Él, junto a un círculo cercano al presidente, se encarga de los asuntos de seguridad. En ese tiempo conoce a Livia Sepúlveda, también militante del Partido Socialista e hija de Adonis Sepúlveda, senador de la UP. Los dos vienen de matrimonios quebrados, se encuentran y se enamoran. Aunque siempre supo que el riesgo de su trabajo era alto, manejando compleja información de seguridad, decide junto a su compañera que tendrían un hijo, a quien no alcanza a conocer.

En junio de 1973, cuando la conspiración golpista amenaza el gobierno, Máximo entrega al presidente Allende un informe sobre la posible conspiración del Ejército en su contra, el cual el Presidente remite al jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército de la época, sin darle mayor importancia. Máximo supo entonces que su suerte estaba sellada, pero el 11 de septiembre decide que su deber es permanecer en La Moneda con Allende y no abandona el lugar hasta que el mismo presidente se lo pide, para que saque a su hija Tati. Es detenido al salir del Palacio de La Moneda, formando parte del último grupo de personas que se encontraban en la sede de Gobierno. Su mujer tenía seis meses de embarazo.

En el fuerte Arteaga en Peldehue, el día 13 de septiembre de 2010, a las 11 de la mañana, su hijo Máximo Pincheira-Corvalán recordaría con orgullo el último momento de su padre: sin bajar la cabeza ni la mirada ante sus ejecutores.

Fuentes:
Relato de Máximo Pincheira-Corvalán
Ricardo Pincheira – “Máximo”- en el Memorial, 37 años después 

Periodismo sanador, blog (13 de noviembre 2010)